cómo se guarda y conserva el aceite

¿Cómo se guarda y conserva el aceite? Consejos para que te dure más

¿Quieres saber cómo se guarda y conserva el aceite? A continuación, te vamos a dar una serie de trucos y consejos para que aprendas a guardar este oro líquido y que te dure más tiempo.

Aceite de oliva, un conservante natural

El aceite de oliva es un conservante natural que previene el deterioro de los alimentos al aislarlos del aire, proporcionando un sello en forma de capa que puede ayudar retrasar los efectos de la oxidación, así como la aparición de moho.

De hecho, el oro verde es usado desde hace miles de años como conservante. Culturas como los romanos o los griegos sabían de los beneficios del aceite de oliva y se aprovechaban de ello.

Por ejemplo, utilizaban el aceite para guardar los alimentos en ánforas y otros recipientes cuando viajaban o declaraban la guerra a algunos países.

Estas campañas de guerra duraban meses o quizás años y necesitaban una forma de guardar los alimentos durante mucho tiempo.

Y es que una vez que se sumerge un alimento en aceite puede durar meses o muchos años. De hecho, existen casos de descubrimientos arqueológicos en los que se han encontrado ánforas que tenían aceite en su interior en muy buen estado.

Las conservas de atún, marisco, sardinas y otros productos utilizan el aceite para la conservación de los alimentos.

No obstante, aunque el aceite tiene un gran contenido en antioxidades y, por lo tanto, actúa como tal, no está exento de ciertos cuidados que eviten su deterioro.

¿Cómo se guarda y conserva el aceite?

Para entender cómo se debe conservar correctamente este líquido primero vamos a hablar de lo que lo estropea.

A modo general el aceite tiene varios enemigos, estos son los siguientes:

  • 1. El calor.
  • 2. La exposición al aire.
  • 3. La luz.
  • 4. Finalmente y no menos importante, el ser humano. Con esto nos referimos a que si no sabemos guardarlo podemos estropear este precioso líquido.
  • Consejos y trucos para conservar el aceite correctamente

  • Es muy fácil conservar correctamente el aceite de oliva si sigues estos consejos:

Mantén cerradas las botellas y consérvalas en un lugar oscuro y fresco

No es conveniente guardarlo en la nevera ni en el frigorífico.

Piensa que el AOVE expuesto a temperaturas cálidas comenzará a oxidarse y acabará volviéndose rancio.

La exposición prolongada de una botella de aceite de oliva cerca de una fuente de calor hace que se evaporen parte de los diferentes alcoholes que tiene en su interior.

Esto afecta a su textura y sabor ya que lo hace más ligero. Además, acelera su oxidación.

Por estos motivos, las botellas que contengan aceite deben guardarse lejos del calor.

No guardes el aceite en la nevera

De igual forma que el calor es enemigo del aceite, también lo es el frío. No es que lo estropee, pero cambia su aspecto.

En este sentido, la recomendación es bien clara, no debemos guardar el aceite en la nevera.

La principal razón es que se cuaja por el frío. La disminución de temperatura hace que se formen como una especie de grumos y el interior se solidifique.

Si esto sucede en una botella es indicador de que es aceite de oliva de calidad, no obstante, es preferible guardar el AOVE en un lugar fresco y no frío.

Otro truco importante es la conservación de una temperatura continua. Piensa que si el lugar donde está situado el aceite varía de temperatura el aceite se conserva peor.

Si el aceite tiene una temperatura constante nos durará muchos meses, y lo mejor de todo es que estará casi como el primer día.

Evita el calor y la luz a toda costa

Dos de los enemigos del aceite son el calor y la luz. Hay que evitar ambos a toda cosa. La luz hace que el aceite se oxide y se rancie.

Con el calor el aceite se vuelve de un color naranja y si le da la luz coge un tono amarillo, perdiendo parte de la tonalidad verde.

De hecho, cuando el aceite se oxida, a menudo por la exposición a la luz o por problemas de almacenamiento, se forma peróxido.

Cuando esos peróxidos se descomponen, el aceite de oliva se vuelve rancio y pierde parte de su sabor y cualidades.

El motivo de la aparición de este peróxido es que fermenta en ausencia de oxígeno.

Por ello, es mejor evitar toda fuente de calor cercana y luz solar que pueda impactar en las botellas.

Lo ideal es guardar las botellas alejadas de electrodomésticos que generan calor. Por supuesto, no podemos olvidarnos de alejarlas de las ventanas donde se refleje la luz. 

Así, si alejamos el aceite de aparatos como el horno, el microondas, el lavaplatos y las ventanas nos durará mucho más.

Lo ideal es tapar y guardar las botellas en una alacena. En caso de utilizarlo a menudo siempre podemos usar una botella de cristal rellenable más pequeña y guardar ésta donde no estorbe.

Finalmente, comentar que el aceite de oliva no suele tener fecha de caducidad, pero una mala conservación hará que los aromas y sabores se pierdan, así como sus componentes.

¿Cuáles son los alimentos que se conservan mejor en aceite de oliva?

Como hemos comentando al inicio, los romanos y otras culturas utilizaban el aceite de oliva para conservar alimentos.

Hoy en día con la refrigeración y otros medios de conservación no se utiliza tanto el aceite para tal misión.

Sin embargo, productos como las conservas siguen usando el oro verde para guardar algunos alimentos.

Los motivos son obvios, además de conservarse durante mucho tiempo el aceite le da un toque y un sabor diferente a los alimentos.

Por supuesto, si el aceite es de oliva y de buena calidad también nos aprovechamos de todas sus cualidades, que son muchas.

Sin embargo, la industria alimentaria prefiere guardar algunos alimentos en aceite de oliva ya que su conservación en este medio es mejor que otras formas de conserva.

Estos alimentos son los siguientes:

  • 1. Atún y pescado como sardinas o sardinillas.
  • 2. Verduras como los tomates secos, las alcachofas pequeñas, los pimientos dulces y las berenjenas
  • 3. Setas.
    4. Queso de cabra.
    5. Albahaca
  • 6. Limones.

Para que te hagas una idea general de cuáles son los mejores alimentos para guardar en aceite son aquellos que se consumen en pequeñas cantidades o bien que se cocinan habitualmente en aceite de oliva.

Si quieres experimentar siempre puedes usar un bote de cristal e intentar conservar estos alimentos rellenados con aceite.

El truco es cerrarlos al vacío. Como ves es muy fácil y puedes tener tu propia colección de alimentos guardados en AOVE.

Ahora que ya sabéis cómo se guarda y conserva el aceite no os olvidéis de poner en práctica estos consejos para que no se os estropeen vuestras botellas y así disfrutar de todo el sabor del oro verde.

Esperamos que os hayan gustado y os invitamos a comentar o compartir este enlace con vuestras amistades.

Por otro lado, os recordamos que cada semana actualizamos el contenido de nuestro blog con noticias relacionadas con el apasionante mundo del AOVE.

Comparte con tus amigos:

Compartir en Facebook Compartir en Twitter