En este momento estás viendo ¿Por qué NutriScore no sirve para calificar los aceites de oliva?

¿Por qué NutriScore no sirve para calificar los aceites de oliva?

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Blog

En este artículo te explicamos los motivos por los que NutriScore no sirve para calificar los aceites de oliva que clasifica como no saludables y sí declara saludables los refrescos con azúcar.

A continuación, te lo explicamos con detalle, pero antes necesitas saber qué es Nutriscore, cómo funciona esta guía de etiquetado de los alimentos y qué alimentos son los que califica.

¿Qué es NutriScore y cómo funciona esta guía de etiquetado de alimentos?

El etiquetado de los alimentos es una forma de decirle a los consumidores la procedencia de los alimentos y la calidad de los mismos.

Esta es la base del funcionamiento de NutriScore, una guía de etiquetado que desarrolló en 2005 un grupo de expertos de la Universidad de Oxford y fue validada por la FSA (Food Standards Agency) y luego tomada por el gobierno francés.

NutriScore utiliza un sencillo etiquetado para que nos hagamos una idea de la calidad de un alimento. Así, tenemos 5 letras que van de la A a la E.

  1. La letra A indica los alimentos más saludables y tiene un color verde oliva.
  2. La letra B es la segunda más saludable y tiene un color verde claro.
  3. La letra C tiene un color amarillo y equivale a un aprobado ya que se sitúa en el medio de la tabla.
  4. La letra D es de color naranja y se puede decir que es un suspenso ya que ocupa el penúltimo puesto de la tabla.
  5. Los alimentos de NutriScore que llevan la letra E son los menos saludables y se representan con un color rojo oscuro. Son los alimentos peor valorados ya que son los últimos de la clasificación NutriScore.

El funcionamiento de esta guía de etiquetado de alimentos es fácil, es como un semáforo donde el verde indica alimentos saludables y el rojo son no saludables.

Este sistema está adoptado por muchos países de la Unión Europea como Francia, España, Portugal, Alemania y Países Bajos, entre otros.

Calificar los aceites de oliva con NutriScore es incorrecto y un fallo

NutriScore no acaba de funcionar bien ya que dice que algunos alimentos no son sanos. 

El problema de NutriScore es que clasifica al aceite de oliva con la letra D y a los refrescos azucarados con la letra B. No solo eso, también incluye a alimentos tradicionales como el jamón serrano o ibéricos con una mala nota.

El motivo de esta clasificación es que NutriScore utiliza un algoritmo para indicar los puntos nutricionales como grasas saturadas, azúcar y calorías.

Esto no sería negativo si no fuese porque NutriScore no incluyese factores como los aditivos o el grado de procesamiento de los alimentos.

Precisamente, los alimentos procesados y los aditivos son factores que influyen negativamente en la valoración de los alimentos.

El problema derivado es que NutriScore valora al aceite de oliva como alimento procesado al tener gran cantidad de grasas. Lo que no se tiene en cuenta es que el aceite de oliva o cualquier aceite es un tipo de grasa. 

Eso sí, es una grasa saludable que se debe tomar con moderación, pero es saludable al fin y al cabo. Si tienes dudas de cuánto aceite puedes tomar te lo contamos en el anterior enlace.

De hecho, es tan beneficiosa para nuestra salud que cada día se descubren nuevos estudios que confirman los puntos positivos de este oro líquido que no debemos olvidar es la base de la dieta mediterránea.

Una de las dietas más saludables del mundo, algo confirmado por la OMS u Organización Mundial de la Salud.

¿Cómo es posible que NutriScore falle a la hora de decir qué es saludable y qué no lo es?

Como hemos explicado antes los motivos por los que este semáforo nutricional falla a la hora de determinar qué alimentos son saludables son numerosos.

El primero es la aplicación de procesado al aceite de oliva cuando no lo es. El segundo es usar la cantidad de grasas y no compararla correctamente.

Por ejemplo, en los alimentos se usa una guía de las cantidades nutricionales por cada 100 gramos de un alimento. En un alimento normal esto es aplicable, pero no en el aceite cuando la mayor parte de su composición interna son grasas.

El fallo quedaría en nada sino fuera porque este semáforo nutricional indica que una bebida azucarada como la Coca-Cola o similares tienen una nota de notable, el equivalente a tener la letra B.

El aceite de oliva virgen extra no lo usa y hace bien

Afortunadamente y aunque en un primer momento se iba a utilizar NutriScore en las botellas de aceite de oliva, el gobierno ha tomado medidas y ha confirmado que NutriScore no sirve para clasificar la calidad nutricional de alimentos como el aceite de oliva.

Lo mismo ha sucedido con otros alimentos saludables como el jamón ibérico. En resumen, podemos decir que el sistema NutriScore no se aplica al aceite de oliva, pero sí para otros alimentos.

Y es que no olvidemos que es una guía y recomendación y no algo obligatorio. Estas recomendaciones se basan en la obligatoriedad de los productos a la hora de llevar etiquetados.

El problema del etiquetado es que en ocasiones falla o se interpreta mal. Por ejemplo, muchos alimentos llevan la palabra «light», o bajo en azúcares y aún así son una bomba en grasas y engordan. 

Controversias de NutriScore

El sistema Nutri-Score se adoptó para su uso voluntario y se aplicó en Francia en 2017 por primera vez en Europa. En Francia depende de la Agencia Francesa de Salud Pública, un organismo que depende del Ministerio de Sanidad francés, similar a España.

En los últimos años, otros países también han decidido aceptar formalmente el sistema para su uso voluntario. Así, Bélgica lo incorporó en 2018, Suiza en 2019 y Alemania, Luxemburgo y los Países Bajos hace menos de un año.

A pesar de la incorporación de estos países cuenta con controversias debido al algoritmo de cálculo del sistema y ciertas incompatibilidades de puntuación con alimentos como el aceite de oliva.

Todo esto ha provocado la necesidad de un sistema de etiquetado más completo que NutriScore.

No obstante, y ante la falta de otros medios tendremos que seguir usando este semáforo para ciertos alimentos, pero recordando que en ocasiones NutriScore falla y si no que se lo digan al aceite. 

Esperamos haberos explicado qué es y cómo funciona este semáforo nutricional NutriScore que como podéis haber comprobado vosotros mismos gracias a la explicación de este artículo no sirve para calificar los aceites de oliva, y menos si son AOVE.

Deseamos que os haya gustado y os invitamos a dejarnos un comentario o compartir este post para que vuestras amistades aprendan el funcionamiento del etiquetado nutricional de los alimentos.

Finalmente, os recordamos que visitéis nuestro blog donde cada semana publicamos los mejores artículos relacionados con el aceite de oliva.