En este momento estás viendo Campaña del aceite de oliva 2022-2023: ¿cómo se presenta?

Campaña del aceite de oliva 2022-2023: ¿cómo se presenta?

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Blog

La constante subida del IPC y los altos niveles de inflación con picos de más del 10 por ciento han encarecido todos los productos de la cesta de la compra, aceite de oliva incluido. Este incremento es probable que siga en los próximos meses y que afecte a la campaña del aceite de oliva 2022 – 2023.

Además, la campaña del oro verde también se ve afectada por una menor producción debido al cambio climático y las sequías que apuntan a una menor producción.

Campaña del aceite de oliva 2022-2023: ¿Cómo son las previsiones?

Cuando se trata de aceite de oliva, hay muchos factores diferentes que pueden afectar al precio. Uno de ellos es la inflación y otro son las incesantes olas de calor del verano del 2022.

Ambos aspectos influyen en la producción del aceite de oliva. El exceso de calor amenaza con hundir la producción del aceite de oliva en toda España lo que tendrá consecuencias en un menor volumen de producción.

Las estimaciones hablan de poco más de 1 millón de toneladas, un 30 % menos que los 1,5 millones de la pasada campaña 2021-2022.

Por otro lado, la escalada de la inflación provocada por la guerra de Ucrania tiene un efecto alcista en los precios del aceite de oliva que han subido de media un 20,9 por ciento en lo que va de año. Además, el coste del AOVE ha sufrido un aumento por encima de los 3.000 euros la tonelada.

A continuación, vamos a comentar ambos factores por separado, primero el volumen de producción y, por otro lado, la subida de precios.

Previsión de producción de aceite de oliva 2022-2023

Desde hace muchos años España es líder en el mercado de producción del aceite de oliva, en especial, gracias al papel de regiones como Andalucía y Jaén que es la capital del aceite de oliva con un 25 por ciento del total.

No obstante, en los últimos años la producción de aceite de oliva ha disminuido debido a una serie de factores, como el cambio climático, las plagas y ciertos cambios de hábito en el consumo y las preferencias de los consumidores.

El mercado nacional del aceite de oliva estima que las existencias de 1.150.000 tm, un 23 por ciento menos con respecto a la campaña anterior de 2021-2122. Las previsiones de las Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía sitúan el mercado 2022-2023 de la siguiente forma:

Total en Andalucía: 700.000 frente a las 1.151.394 toneladas de la temporada 2020-2021. Por provincias, y a falta de datos finales y confirmados las previsiones son las siguientes:

  • En Jaén: la principal provincia oleícola regional y nacional la producción estimada para este año es de 230.000 toneladas, más de la mitad correspondiente a la media tonelada durante la campaña anterior. Es decir, un 117 por ciento menos de producción.
  • En Córdoba: 210.000 toneladas, con una diferencia de 90.000 con el año anterior (300.000).
  • En Sevilla: 100.000 toneladas mientras que en 2021 fue 139.000, toneladas.

La causa de esta menor producción ha sido la escasez de lluvias de este pasado verano que ha mermado los campos de olivos.

La sequía no sólo afecta a España

Esta campaña es una de las peores en los últimos años, destacan desde el sector que está viviendo momentos complicados. La sequía producida en España ha disminuido la cantidad de agua disponible para regar, lo que ha afectado seriamente a la producción.

La situación en España no es la única, el resto de países productores de aceite de oliva situados en el Mediterráneo también han sufrido los efectos de la sequía este verano.

Países como Túnez, Portugal e Italia tendrán una situación similar al año pasado con cierta reducción en su producción. En cambio, Grecia si sufre una bajada de 20.000 toneladas con respecto al año anterior.

Se estima que la producción global de aceite de oliva para la próxima campaña 2022-2023 que se iniciará en unos meses la reducción será de hasta 1/3 con respecto al 2021-2022.

Es más, las previsiones estiman que puede esta reducción puede aumentar si los próximos meses de octubre y noviembre siguen sin precipitaciones.

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, también mostró su preocupación este verano: «Si no hay un alivio de las temperaturas ni lluvias en las próximas semanas, la cosecha de aceitunas de este año podría ser notablemente inferior a las anteriores

No es de extrañar que el sector oleícola esté preocupado por la producción de aceite en nuestro país. España es líder en el sector de producción mundial de aceite de oliva y una merma en su producción afectaría al mercado global. Y es que la mitad de la producción mundial es realizada en nuestro país, por eso no es de extrañar que las estimaciones de un 23 por ciento menos preocupen a los productores.

¿Cómo afecta la inflación a la campaña de aceite de oliva 2022-2023?

El IPC, o índice de precios, es otro factor que ha afectado al incremento del precio del aceite en todas sus versiones: orujo, oliva normal, oliva virgen extra y AOVE.

Este indicador ha sufrido una escalada desde el pasado mes de marzo con el inicio de la guerra de Ucrania que ha aumentado el coste logístico y el incremento de los combustibles.

Ambos factores han provocado un aumento de este indicador usado por el gobierno para reflejar el valor de los precios de la cesta de la compra, así como de la energía.

En este sentido, también afecta el comportamiento de los consumidores que en estos tiempos que corren pueden que opten por otros aceites más económicos como el de girasol.

No obstante, los beneficios para la salud del AOVE son la principal baza del oro verde para que se siga consumiendo.

Según el Consejo Oleícola Internacional, los precios del AOVE Jaén, subieron más de un 8 por ciento este pasado mes de junio con respecto a la campaña anterior.

En resumen, la campaña del aceite de oliva 2023 se prevé influida por la escasez de esta campaña y la inflación. Como resultado de ello, se prevé un precio elevado de los aceites, incluso aquellos más baratos como el aceite de girasol.

«La continua interrupción del suministro de aceite de girasol procedente de Ucrania mantendrán probablemente los precios de los aceites vegetales elevados«, afirmaba recientemente el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas.

Con la combinación adecuada de políticas y programas económicos, es posible que la producción de aceite de oliva vuelva a aumentar y proporcione un impulso muy necesario a un sector muy afectado.

Esperamos que con estas noticias los consumidores se animen a seguir apostando por consumir el oro verde, no solo por sus posibilidades culinarias, también por sus cualidades beneficiosas para el organismo.

Finalmente, os recordamos que en nuestro blog tenéis cada semana las noticias más interesantes del sector del aceite de oliva.