En este momento estás viendo Diferencias entre el aceite de oliva y el de girasol: ¿cuáles son?

Diferencias entre el aceite de oliva y el de girasol: ¿cuáles son?

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Blog

Tanto si usas aceite de oliva como de girasol o ambos hoy te contamos las diferencias entre el aceite de oliva y el de girasol para que sepas cuándo y cómo elegir cada uno.

Y es que si bien es cierto que el AOVE o aceite de oliva virgen extra es el aceite vegetal más saludable de todos no lo es menos que tiene ciertos usos. 

Por ejemplo, el aove es bueno para freír, pero para mucha gente preferible el de girasol por diferentes motivos: es más barato, su sabor es menos fuerte o les gusta más.

Sea cual sea el motivo de usar uno u otro aceite, a continuación, os vamos a contar todas las diferencias entre el aceite de girasol y el de oliva, tanto en usos, como en calorías y composición. Así, podréis elegir el que mejor os convenga en todo momento.

¿Cuáles son las diferencias entre el aceite de oliva y el de girasol?

La disparidad más evidente entre estos dos aceites la encontramos en su lugar de procedencia. Mientras que el girasol se obtiene a partir de las semillas de girasol, el aceite de olivo procede del prensado del fruto del olivo, es decir, la aceituna.

En este sentido, la fuente de procedencia marca el resto de aspectos como la composición interna, el sabor, el color y demás factores de los que os vamos a hablar a continuación.

Aspecto, sabor y gusto

Comenzamos por los factores más evidentes para los usuarios, el aspecto externo. Entre ellos destacamos el color, el sabor y el gusto.

El aceite de girasol destaca por ser menos oscuro que el de oliva con un color similar al amarillo. El aove tiene diferentes tonalidades que varían según el tipo de aceituna usada o el momento de recolección.

Por ejemplo, el aove de cosecha temprana tiene un aspecto más verdoso que otras variedades de aceite de oliva.

Con respecto al gusto el aceite de girasol es más neutro que el de oliva que suele ser un poco más fuerte y ácido.

El aceite de oliva también sirve para freír e incluso tiene un punto de humo superior al de girasol, unos 242º por 235º centígrados del de girasol. 

Todos los factores anteriores sirven para elegir el aceite vegetal según el uso que le quieras dar.

Una guía básica es la siguiente:

  • Si buscas un sabor neutro decántate por el aceite de girasol.
  • Si buscas calidad elige AOVE.
  • Fíjate en el color y variedad de aove para determinar cuál te gusta más. El aceite variedad picual es el más usado y el más cultivado en España, sobre todo en Jaén.

Composición interna de ambos aceites

La composición interna de cada aceite va a marcar sus beneficios y propiedades. Tanto el aceite de oliva como el de girasol son aceites vegetales y tienen ciertos parecidos como la cantidad de calorías por cuchara (10 mililitros): 115 y 108 calorías, respetivamente.

Sin embargo, sus propiedades y composición son totalmente diferentes como podréis ver a continuación.

Contenido en grasa del aceite de girasol y del aceite de oliva

El aceite de girasol es más rico en ácido linoleico, una grasa saludable poliinsaturada.

Por otro lado, el aceite de oliva es más rico en ácido oléico, una grasa monoinsaturada que destaca por su alto nivel de antioxidantes y muy beneficiosa para nuestro organismo. 

Diferencias entre el aceite de oliva y el de girasol en su nivel de vitaminas y minerales

Ambos aceites destacan por tener niveles relativamente buenos de vitamina E, que ayuda a defenderse de los daños causados por los radicales libres.

Vitamina K

Los hombres necesitamos 120 microgramos de vitamina K al día y las mujeres 90 microgramos.

  • Tomar una cucharada de aceite de oliva diaria aporta unos de 8 microgramos de vitamina K.
  • Una cucharada de aceite de girasol aporta menos de 1 microgramo.

Es decir, el aceite de oliva tiene más vitamina K; pero menos vitamina E y al revés el aceite de girasol.

Minerales

El aceite de girasol no tiene ningún mineral y el aove sí, eso sí, en cantidades muy pequeñas:  El aceite de oliva nos aporta los siguientes minerales:

Minerales
Calcio 1,0 mg
Hierro 0,6 mg
Potasio 1,0 mg

Grasas saludables y beneficios de ambos aceites

Tanto el aceite de oliva como el de girasol son ricos en grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas.

Como os hemos contado en otros artículos estas grasas son beneficiosas para el organismo ya que bajan los niveles del colesterol malo o LDL y suben el bueno o HDL.
Además, reducen la aparición y el riesgo de enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares, en especial, el AOVE cuyo contenido en este tipo de grasas saludables es superior al de girasol.

Los tipos linoleicos del girasol destacan por su alto contenido de grasas poliinsaturadas con un 65 por ciento del total de sus grasas.

Mientras que el aceite de oliva solo tiene un 10 por ciento de grasas poliinsaturadas. Sin embargo, el aove tiene mayor cantidad de grasas monoinsaturadas como el ácido oleico.

Tanto las grasas monoinsaturadas y las poliinsaturadas se consideran beneficiosas para el organismo. Ambas protegen al corazón y al cerebro.

Los ácidos grasos Omega-3 y Omega-6 forman parte de las grasas poliinsaturadas.

Con estas recomendaciones y consejos sobre las diferencias entre el aceite de oliva y el girasol esperamos acabar con este debate y que os decantéis por cada uno según el uso y vuestras necesidades.

Si elegís el aceite de oliva os recomendamos cualquiera de nuestras variedades que podéis encontrar en nuestra tienda.

Todos nuestros aceites de oliva son recogidos de forma tradicional en la provincia de Jaén y mimados en nuestra almazara.

Finalmente, os invitamos a echarle un vistazo a nuestro blog donde recopilamos toda la información sobre el oro verde y sus tremendas propiedades y beneficios que son muchos.